Septiembre 11, 2017

Nuestra Institución Club Deportivo Algarrobo cumple sesenta y cinco años y para hablar con propiedad del presente del Club Deportivo Algarrobo y mejor aún, entenderlo, es necesario establecer algunas comparaciones con tiempos pasados para  conocer un poco de las raíces de esta institución. Por ello quiero hacer una breve aunque muy superficial referencia a los orígenes del Club.

La historia del Club Deportivo está íntimamente ligada a la del mineral El Algarrobo, aunque para la Casa Müller (propietaria del yacimiento de El Algarrobo) “su historia” en y con El Algarrobo  comienza en 1913,  año en que adquiere el yacimiento.

Desde  esa fecha y hasta la fundación del Club, cualquier  actividad deportiva,  tuvo un carácter  informal, ya que la fundación del Club Deportivo  Algarrobo es del 20 de marzo de 1952, hecho acaecido en la montaña misma, 7 años y 8 meses antes que la CAP, Compañía de Acero del Pacífico S.A comprase el mineral El Algarrobo a la empresa Wm H. Müller and Cº.

Sabemos que entre marzo de 1952 -fecha de fundación del Club- y diciembre de 1959 fecha en que la CAP compra el yacimiento a la Wm H Müller and Cº, ocuparon el cargo de presidente del Club los señores Macario Reinhfield,  Alejandro Barrenechea y Wilfredo Flores, aunque no nos ha sido posible precisar los períodos  que presidió cada uno de ellos.

Durante esa época, me refiero a la década de los años 50 y anteriores, el único deporte practicado era el fútbol y se jugaba en una explanada en la mina, donde posteriormente CAP  construyó la maestranza. Hasta allá (la cancha de fútbol de Algarrobo), viajaban en camiones los equipos de Vallenar para jugar con Algarrobo.

Una cancha de tenis construida para uso -más bien exclusivo de los habitantes de la Casa Administración- fue transformada entre 1955 o 1956 en una cancha de básquetbol, ampliándose así a dos las alternativas de la prácticas deportivas de los casi 50 trabajadores del Algarrobo de aquellos años.

Como se puede apreciar, la infraestructura deportiva era prácticamente inexistente y los aporte de la Empresa se orientaban a la compra de camisetas y equipos deportivos y a los gastos generados por la atención y  las convivencias con las visitas.  Era  una época con bastante menos actividad en todo sentido y mucho más relajada.

La llegada del personal de la CAP, la mayoría proveniente de Huachipato, para “desarrollar” la mina, dio motivo a fines de 1960 a una reunión que se efectuó en una de las salas de clases de la antigua Escuela Industrial, donde hoy funciona el Liceo San Francisco, siendo el tema principal “echar las bases para la creación de un Club Deportivo”, según decían los recién llegados, mientras que los “antiguos”, es decir los que trabajaban en el mineral desde los tiempos de la Müller   postulaban que sólo había que “reactivar” el Club Deportivo que ya existía.  Los recién llegados proponían que el Club debería llamarse HUACHIPATO NORTE, pero al final se impuso la cordura y  se respetó tanto el nombre que ya tenía el Club, es decir Club Deportivo y Cultural El Algarrobo así como su fecha de fundación, hecho ocurrido, como ya dijimos, el 20 de marzo de 1952.

Producto de estas reuniones el Club salió altamente fortalecido y comenzó a consolidarse con una nueva estructura y modelo de organización, siendo  el primer presidente de esta nueva época el señor Marcos Ayala Godoy.

Desde un comienzo la CAP apoyó decididamente el desarrollo del Club, para lo cual emprendió una serie de acciones entre las que se destacaron la asignación de un local  para el funcionamiento de la Sede Social del Club en la calle Serrano 913, adquisición de los terrenos para la instalación  de los Campos Deportivos, aportando luego con personal, equipos,  materiales  y recursos económicos para habilitación y construcción de canchas, camarines, gimnasio y otros recintos; efectuó aportes económicos diversos por una parte para la contratación de personal administrativo, técnico y de servicios; facilitó la utilización de una oficina en la Mina El Algarrobo para atención a los trabajadores y  labores de difusión,  apoyó la creación de una biblioteca para lo cual entregó importantes recursos económicos para ella;  aportó para la puesta en marcha e implementación de las nuevas Ramas Deportivas que se fueron creando; facilitó un sistema de descuento por planilla para el pago de las cuotas sociales de los trabajadores de la empresa que se hiciesen socios del Club y entregó  aportes permanentes igual a la cuota que pagaban los socios, entregó una gran variedad de otros aportes como por ejemplo para movilización en giras deportivas, para la realización de espectáculos deportivos y presentaciones culturales,  así como la para adquisición de mobiliario, equipamiento, etc. La CAP fue precursora en el tema de  los “permisos y los accidentes deportivos”, aún antes que fueran temas considerados por leyes de la República.

En este contexto y sabiendo que la Empresa entendió al Club como un  importante beneficio  para el bienestar de sus trabajadores y por ende en el mejoramiento del nivel de su calidad de vida, es fácil comprender porqué, al menos durante los primeros años, donde ella financiaba el 100% de las necesidades económicas del Club, se planteó que la participación estuviese restringida sólo a los trabajadores de CAP.

Esta situación duró sólo unos pocos años, ya que en 1966 en los equipos representativos participaban  jugadores que no trabajaban en CAP. Sin embargo la creencia de que la restricción  era permanente,  perduró en el tiempo e incluso hoy nos encontramos con personas que así lo creen.

Esta apertura a aceptar  la participación de personas sin vínculos contractuales con CAP comenzó a ser cada vez más amplia, a medida que nacían nuevas Ramas Deportivas y Agrupaciones Culturales.

Al respecto los ejemplos son numerosos y por nombrar sólo algunos tenemos a las Clases de Gimnasia de Mantención iniciadas en 1963, el Caso en su época del Ajedrez que motivó a tantos interesados que desembocó en la creación de la Asociación de Ajedrez de Vallenar. Biblioteca siempre abierta con limitaciones pero a voluntad, el Vóleibol – Deportes Submarinos – Coro Polifónico de Vallenar, Espectáculos Deportivos y Teatrales. Las Canchas de Rayuela estaban donde Hoy Gimnasio Máquinas, se inicia convenio con arbitros de fútbol, para después pasar como rama de árbitros. La Asociación de Asofútbol Fundada el 20 Mayo 1966 , realiza su Ceremonia de Inauguración, con desfile – Banda Regimiento La Serena y recibe el  Reconocimiento por parte de ANFA en Mayo 1967. También nacen club mecánicos, Clubes  Administrativos Contraloría, ferroperaciones

La rama de básquetbol del Club Algarrobo la que asumió un rol protagónico en la mitad de la década de los ´70, el Coro Polifónico de Vallenar, el Grupo Scouts y su banda de guerra, orgullo de la ciudad que motivó la creación de otras en la ciudad, el Conjunto Folclórico que también motivó a otros amantes del folclor a reunirse y formar grupos similares, como el Club de Cueca Algarrobo que con su trayectoria ha sabido difundir nuestra baile nacional, el Grupo Infantil juvenil Algarrobo, que desde sus inicios a formado grandes bailarines y el gran aporte en las actividades  culturales con la traída a Vallenar de grandes espectáculos artísticos y Culturales. También han nacido nuevas agrupaciones, tanto culturales como deportivas como es caso de Danza Arabe, rama de patinaje artístico, rama Baby futbol y en el marco de celebración del cumpleaños N° 61 del Club Deportivo Algarrobo, fue inaugurada, la sala de juegos de salón,

Nuestro Club A partir de 1997, bajo una nueva forma jurídica, la de Corporación de Derecho Privado, sin fines de lucro, paso a llamarse Club Deportivo Algarrobo, con personalidad jurídica otorgada por Decreto Nº 970 del 26 de Octubre de 2000 del Ministerio de Justicia, una institución de autofinanciamiento, es decir, el CDA comenzó a operar bajo una nueva modalidad en la obtención de sus recursos económicos, los cuales están en directa relación con la cantidad de socios.

Pero nuestros objetivos han sido los de siempre y es agrupar a personas de ambos sexos que demuestren intereses comunes en el fomento, la práctica y el desarrollo de actividades deportivas, culturales, artísticas, sociales y recreativas. Propender al mejoramiento físico, cultural, moral, artístico, psicológico e intelectual de sus asociados y de su grupo familiar.

Obtener servicios, asesorías, equipamiento y otros recursos que sean necesarios para el óptimo cumplimiento de sus fines y dispuestos al cambio en las estructuras hace que las instituciones permanezcan en el tiempo con el orden, los objetivos claros, una administración comprometida con sus socios y con los dirigentes de cada una de las ramas que compones esta gran institución.

El CDA está dirigido y administrado por un Directorio Central integrado por siete miembros, uno de los cuales es el presidente del Directorio y del Club, siendo hoy en día Don Rodrigo Cepeda y como vici presidente don Jaime Larrondo Mondaca un gran procursor del Club deportivo Algarrobo.

La gestión operativa está a cargo del personal rentado del Club, dirigido por un Administrador.  Hoy la señora Norma Alvarez Cruz.

Nuestro Club Deportivo Algarrobo esta de cumpleaños, hoy 20 de marzo cumplimos 65 años. Esta plenitud, este orgullo de contar con una infraestructura de primera, que nos lleva a dar cumplimientos a nuestros objetivos, que es de beneficiar a todos nuestros socios, con la actividad física, que mejora y mantiene la aptitud física, la salud y el bienestar de la persona, desarrollando actividades deportivas, formativas y por supuesto recreativas. También es el alero de las actividades culturales, donde nuestros socios inclinados por estas actividades, pueden desarrollar sus talentos artísticos, como también el de su grupo familiar. Pero también hoy cumplimos sesenta y cinco años gracias a nuestro pasado y presente, donde hemos contado con el recurso más valorado, que es el recurso humano, donde muchos se han ido, otros los seguiremos, y otros vendrán, pero Club Deportivo Algarrobo permanecerá en el tiempo, precisamente por su flexibilidad y dinamismo.